martes, 23 de noviembre de 2010

Ella

La que camina conmigo
aunque cruce la calle,
la que se cree mía
aunque la señale,
a veces juega a quererme
pero yo no me fío;
prefiero los soles de un día
que un nauseabundo retrato
de calumnias invertidas.

En braille

Hoy quiero amarte en braille,
olfatear tu instinto refugiado en mi sombra,
saborear el encuentro de nuestros verbos,
dejar en libertad a mi aliento gastado en mentiras
y convertirnos en un nuevo lenguaje
donde el único sinónimo de felicidad que exista
sean mis lágrimas.

Porque nací mujer

Me dieron sueños de trapo,
casitas con ventanas de vidrios afilados
que cortaron mis ilusiones en pedazos.

Me enseñaron a hacer de mis cuentos de hadas
dos copas de leche templada
esperando su inevitable desdén.

Mi madre me enseñó
a digerir las tristezas y los dolores
junto al arroz y los frijoles,
a no decir verdades incómodas
y a no negarme al dador hipócrita.

Porque nací mujer
me han dado los diálogos de mis actos,
y el vestuario, y el escenario;
pero no por haber nacido mujer voy a limitarme a ese teatro.

Recibimiento

Nunca anuncias tu llegada
pero no me intimida tu hipocresía,
pasa y siéntate
¿quieres un café?,
veo que trajiste todo tu equipaje
y que harás enfadar a la rutina,
por eso te recibo con tus párpados hinchados;
enemiga o no, bienvenida serás,
sobre mi orgullo desnudo puedes dormir.

Mujer al viento

A casi una cuarta del amanecer
todavía escondo juguetes carcomidos
por la polilla de la suficiencia,
todavía solloza mi niña dormida
las travesuras erróneas que creí
me harían despertar en pleno vuelo,
pero aún tengo tantos ocasos que responder,
todavía tanto para ser mujer,
mujer al viento como hoja,
que la vida me lleve a donde pueda ser.

De lengua libre

Nunca fui partidaria de los números por imposición,
no apoyo las absurdas y pobres mayorías,
sólo sigo mis propias reglas
sin calorías en mi cabeza,
mis orgasmos no piden tallas,
la desnudez no me discrimina,
soy mujer porque vivo,
no porque me lo digan los tacones y la minifalda,
soy mujer de lengua libre
y artífice de mi conciencia.