martes, 23 de noviembre de 2010

Mujer al viento

A casi una cuarta del amanecer
todavía escondo juguetes carcomidos
por la polilla de la suficiencia,
todavía solloza mi niña dormida
las travesuras erróneas que creí
me harían despertar en pleno vuelo,
pero aún tengo tantos ocasos que responder,
todavía tanto para ser mujer,
mujer al viento como hoja,
que la vida me lleve a donde pueda ser.